¿Qué es la labioplastia?

La labioplastia, conocida también como la “ninfoplastia”, es una intervención quirúrgica estética realizada por un cirujano plástico especializado en el área genital.

El fin de este procedimiento es modificar las anomalías congénitas que presenta la mujer en la vagina, mejorando así su aspecto externo.

La ninfoplastia es una operación genital femenina que radica en la reducción proporcional de los labios menores o mayores. Otras veces se realiza una disminución del prepucio del clítoris de la paciente.

Esta técnica también puede ir acompañada de una ligera infiltración de grasa, lo que permite crear el efecto de mayor volumen en los labios vaginales.

 La Labioplastia se aplica en las pacientes que tengan hipertrofia labial, sin importar si es un problema estético o funcional. A ciencia cierta no se conocen sus causas.

Sin embargo, están asociados factores como los cambios y descontroles hormonales, irritación aguda de los labios, tratamientos con andrógenos, entre otros.

Los labios vaginales con tamaños irregulares ocasionan dificultades en la vida diaria de la mujer, principalmente en la higiene íntima.

Se manifiestan mayormente durante la menstruación, cuando realiza ejercicios, por usar ropa interior ajustada, entre otros.

Tipos de ninfoplastia

que es la labioplastia

Cada paciente tiene una situación particular y diferente en comparación con las demás mujeres. Es decir, muchas veces el procedimiento que se realiza determinada persona no es el más funcional para otra. En la Labioplastia existen diferentes tipos:

Ninfoplastia para disminuir los labios mayores

Este método quirúrgico es para las mujeres que tienen esta parte genital de un tamaño mucho más voluminoso de lo común, o para aquellas que perdieron la tonicidad del área, ocasionando que estos cuelguen.

Ninfoplastia para disminuir los labios menores

Consiste en la intervención genital más solicitada por las pacientes, el objetivo del especialista es reducirlos considerablemente, debido a que estos sobresalen de forma exagerada.

El médico debe cortar el tejido sobresaliente y remodelar los labios vaginales. Se realiza con láser o bisturí.

Ninfoplastia para incrementar los labios mayores

Es diferente a los dos mencionados anteriormente. Consiste en la inyección de grasa de la paciente o ácido hialurónico en esta parte genital, logrando el aumento del volumen y el tamaño.

Procedimiento estético genital

La ninfoplastia o labioplastia tiene por objetivo modificar y corregir los labios vaginales de la paciente, dándoles un tamaño y volumen más estético y funcional, sin comprometer la función protectora de esta parte y su sensibilidad.

Se estima que el tamaño ideal es de un centímetro aproximadamente. Además, los labios menores no deberían sobresalir de los labios mayores, de lo contrario interferiría con la armonía estética del genital.

Este es una técnica en la que se requiere sedación y anestesia. En la cirugía se recortan los tejidos sobresalientes de los labios.

Por otro lado, la cicatriz se caracteriza por ser imperceptible; no obstante, tiene un proceso de sanación lento, esto se debe a que las zonas que están expuestas a la humedad sanan de forma lenta. Se requiere de un reposo obligatorio de 24 horas.

Alternativas a la cirugía

En algunos casos, cuando los labios mayores presentan envejecimiento, o son muy delgados, se realiza un relleno en el área, que crea un resultado estético favorecedor, donde se disminuyen los labios menores y se incrementan los labios mayores.

Ahora bien, los casos menos frecuentes son aquellos en los que los labios mayores cuentan con un exceso de grasa, situación que genera un aspecto asimétrico y voluminoso.

Esto provoca molestias en la paciente, ya que no puede desarrollar sus actividades diarias óptimamente o se siente inhibida de usar prendas ajustadas.

En este caso, la paciente debe optar por una reducción que consiste en una intervención ambulatoria que requiere anestesia local y que dura aproximadamente una hora.

La recuperación se hace en el hogar, y tal vez se requieran uno o dos días de reposo dependiendo de las circunstancias y recomendaciones del médico encargado.

La ninfoplastia tiene como finalidad restablecer la armonía estética de los genitales, creando una simetría en los labios. De igual forma, se eliminan por completo las molestias físicas provocadas por esta situación.

Cita para el diagnóstico

Al considerar realizar este procedimiento, lo primero que debe hacer la paciente es consultar la situación con el especialista y solicitar todo tipo de recomendaciones.

En la primera consulta con el cirujano estético especializado en el área genital la paciente recibirá toda la información del tratamiento quirúrgico. Además, se creará su historial médico.

En la consulta antes de la intervención se realizará una exploración de la zona genital, en la que el especialista medirá ciertos parámetros que tienen relación con el estado de salud general de la persona en cuestión.

Además serán necesarios exámenes sanguíneos, ecografías y electrocardiogramas.

Después de esta evaluación, se decidirá cuál técnica se aplicará, ya sea a través de un tratamiento láser o si se necesita una cirugía donde se utilice el bisturí.

La paciente deberá notificar al médico en caso de que padezca alguna enfermedad que deba considerarse a la hora de efectuar este tipo de procedimientos en los que se requiera anestesia.

Beneficios la labioplastia

tipos de labioplastia

Las mujeres que ya se sometieron a una ninfoplastia recomiendan este procedimiento quirúrgico por distintos motivos: además de mejorar la apariencia física del área genital, tiene otros impactos positivos en todas las pacientes.

Entre estos beneficios se encuentran los siguientes:

  1. Optimiza la vida sexual: la mayoría de las mujeres que padecen de hipertrofia labial sufren de dolores durante el acto coital.
  2. Incrementa la autoestima de la mujer: en la mayoría de los casos, las pacientes se sienten inconformes con el aspecto de su vagina, por lo que sufrían complejos y presentaban inseguridad ante su pareja.
  3. Facilita la higiene íntima: especialmente en los días de menstruación.
  4. Erradica los problemas de irritación: sobre todo la que se produce por el uso de la ropa interior ajustada, o por practicar algunos deportes como ciclismo, spinning, entre otros.
  5. No disminuye la sensibilidad del área: tampoco afecta la fertilidad de la mujer ni el funcionamiento de su órgano reproductor.

Candidatas para la labioplastia

Son candidatas para este procedimiento aquellas pacienes que posean algún tipo de asimetría vaginal o hipertrofia labial.

El único requisito indispensable es que su edad supere los 20 años, no se recomienda realizar esta intervención antes, porque existe la posibilidad de que los labios vaginales continúen con su desarrollo debido a la pubertad.

Tampoco es posible realizar esta técnica quirúrgica si la mujer se encuentra embarazada o durante el periodo de lactancia, dado que la anestesia podría causar un problema en ella o el bebé.

Por otro lado, hay ciertas patologías que deben evaluarse previamente para verificar si la paciente es apta para realizarse una ninfoplastia, como las enfermedades autoinmunes, cardiovasculares o las que impidan una coagulación o cicatrización normal.

¿Cómo se realiza la intervención?

La intervención quirúrgica se realiza con la paciente recostada de la camilla, deberá mantener una posición ginecológica y estar completamente rasurada.

Se ejecutará una antisepsia y asepsia de la zona perineal y vulvar. También se requiere de un estudio exhaustivo de la anatomía genital para establecer las características individuales de la mujer.

Es común encontrar exceso de piel que se extiende y sobrepase su tamaño común, por lo que el especialista tendrá que realizar un corte de estos tejidos sobrantes, logrando así la simetría de la zona genital.

El sangrado que se ocasiona se trata con un electrobisturí que no deja cicatriz visible.

Para el cierre de la herida existen distintas técnicas de sutura, ya sean los puntos intradérmicos, separados o continuos.

Durante el procedimiento debe administrarse una pequeña dosis de antibióticos de forma endovenosa.

Posteriormente a la intervención se recetan analgésicos para disminuir los dolores. Su duración es de aproximadamente una hora, y tiene carácter ambulatorio.

Postoperatorio

La evaluación del postoperatorio se realizará a los siete días después de haberse finalizado la intervención quirúrgica.

Después, a los 30 días cumplidos, la paciente deberá acudir nuevamente a consulta. Luego de esto, se dará un alta definitiva sino presenta algún inconveniente.

Durante esos días, la mujer tiene que evitar realizar actividades deportivas y físicas que impliquen el roce del objeto con la zona genital, como lo es el ciclismo y spinning.

Las molestias producidas por la operación dependerán de la tolerancia de la paciente y el nivel de inflamación en el que se encuentren.

Durante las 48 horas siguientes a la intervención se presentarán de hematomas e inflamaciones en el área genital, ocasionando dificultades para caminar y sentarse.

El especialista recetará analgésicos y antinflamatorios para disminuir las molestias ocasionadas.

Los dos días posteriores al tratamiento deberán ser de reposo físico. Normalmente aparecen leves secreciones y sangrados cerca de la cicatriz.

Cuidados especiales

postoperatio labioplastia

Durante el postoperatorio es importante mantener una óptima higiene íntima. Se recomienda lavar el área genital el día siguiente a la operación.

Sin embargo, dependiendo del caso, el especialista recomendará esperar al menos dos días para realizar la limpieza de la zona.

Para limpiar los labios vaginales se aconsejan jabones especiales, con un pH neutro y cualidades antisépticas, de esta forma se evitará una irritación vaginal.

Después de realizar el lavado, hay que secar la zona, con unos leves toquecitos con una toalla de papel es suficiente.

Una buena alimentación también influye en una recuperación rápida, los productos enriquecidos en vitamina C y antioxidantes son los ideales.

El uso de ibuprofeno y aspirina ocasionará hematomas en el área, por esta razón deben evitarse durante la recuperación.

Complicaciones de la ninfoplastia

Se trata de un procedimiento de bajo riesgo. Sin embargo, las dificultades mayormente se presentan durante el postoperatorio.

Es importante que el especialista informe sobre ello a la paciente. Entre estas complicaciones se encuentran las siguientes:

  1. Sangrado constante.
  2. Infección por un mal cuidado, sobre todo por la higiene íntima.
  3. Rastro en el tejido de la zona genital.
  4. Coágulos de sangre en el torrente venoso.
  5. Perdida de sensibilidad durante los primeros días del postoperatorio.
  6. Reacciones alérgicas a la anestesia.

Siempre existe una posibilidad disminuida de no lograr con éxito la eliminación completa del exceso del tejido. En estos casos se precisa de una nueva intervención quirúrgica.  

Es importante que este tipo de prácticas las realice únicamente un experto, un médico cirujano especializado en el área genital.

De lo contrario, la cirugía pudiera presentar algún tipo de dificultades que comprometan la salud de la paciente.

Algunas recomendaciones

  1. La higiene íntima es esencial para evitar infecciones, al igual que mantener el área de los labios vaginales completamente seca.
  2. La paciente no podrá bañarse en el mar, piscina o ríos durante las cuatro semanas siguientes del procedimiento quirúrgico.
  3.  La paciente deberá evitar cualquier tipo de actividad física que implique el rose de algún objeto con el área genital (como el ciclismo, montar a caballo, spinning, montarse en moto), durante las cuatro semanas siguientes a la operación.
  4. La paciente tampoco podrá realizarse ningún tipo de depilación en la zona íntima durante el primer mes siguiente a la ninfoplastia.
  5. Podrá tener acto coital después de un mes de la operación.
  6. Las prendas de vestir sueltas son la mejor opción durante las primeras semanas del postoperatorio.